Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Final de Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate es pospuesta

El partido de vuelta se jugará mañana domingo a las 3 de la tarde (hora de Panamá).

Los fanáticos tendrán que esperar hasta mañana domingo para ver el partido final. Foto: AP

Por: Argentina/ EFE -

La Conmebol decidió finalmente suspender el River Plate vs Boca Juniors por la gran final de la Copa Libertadores 2018, esto a raíz de los incidentes ocurridos en los exteriores el estadio Monumental de Núñez y que generó que varios jugadores 'xeneizes' terminen heridos.

El partido que definirá al campeón de la región fue aplazado para mañana domingo a las 17.00 horas locales (3 p.m. hora de Panamá), anunció el presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez.

Publicidad

"Un equipo no puede jugar y el otro no quiere ganar en estas condiciones", explicó Domínguez a periodistas.

Como en aquel 2015 en la Bombonera, esta vez el escenario fue a unas cuadras del Monumental, donde el micro que trasladaba al plantel de Boca fue agredido a pedradas y para colmo sufrió el gas pimienta de la policía para disuadir a los hinchas.

Todo esto dejó el saldo de varios futbolistas heridos y una reunión de urgencia entre los presidente de los clubes, Rodolfo D´Onofrio por parte de River y Daniel Angelici en representación de Boca.

Un papelón que se televisó a millones de personas y que, afortunadamente, no fue aún más grave debido a la ausencia del público visitante, algo con lo que insistió mucho el presidente, Mauricio Macri, y que el mundo del fútbol, con lógica, desechó.

El micro de Boca Juniors recibió piedrazos y proyectiles que le lanzaron algunos hinchas de River Plate en el arribo al estadio Monumental, mientras algunos jugadores se vieron afectados por los gases que arrojó la policía para dispersar a los agresores.

El micro llegó por avenida del Libertador y allí se encontró con el público local, que arrojó diferentes elementos contundentes contra los vidrios y los rompieron, a la vez que las fuerzas de seguridad reprimieron a los simpatizantes con gases, que afectó a los futbolistas visitantes.

Carlos Tevez, Cristian Espinoza y Mauro Zárate se vieron entre los más afectados, con dificultades para respirar y picazón en la garganta, al tiempo que Nahitan Nández se mostró enojado por los problemas en el arribo.

"Son unos hijos de puta (sic)", gritó el uruguayo Nández, quien acompañó a un afectado Tevez, que apenas podía respirar junto con otros asistentes. "Tiraron gas pimienta", esgrimió el delantero Darío Benedetto con la cara roja y una clara muestra de enojo, en el instante que se metió en el vestuario.

Entre tanto, el entrenador Guillermo Barros Schelotto ingresó con tos y no consiguió declarar ante las consultas de los medios presentes. Por su parte, uno de los vicepresidentes de Boca, Horacio Paolini, acusó a la policía de "liberar la zona" y apuntó contra el "fracaso" del operativo en la zona cercana al estadio.

Dieciséis personas fueron detenidas por los incidentes ocurridos en las afueras del Monumental antes del partido.

Según confirmaron fuentes judiciales a Noticias Argentinas, las detenciones son por los delitos de "atentado y resistencia a la autoridad", y por el momento se está estableciendo adonde serán trasladados las personas detenidas.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content