Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content

Échala toda

Por: -

Échala toda

Mi perdición y mi tormento son las hembras subidas de peso. La naturaleza me dotó bien, pero las chicas “heavy” no aguantan la vara larga porque tienen el pote pequeño y apretado. Ellas sí chillan cuando van sintiendo al cabezón. Las engaño diciéndoles que solo brochita y la cabecita na'más, y que van apenas a punto, ahí va toda esa carne, va pa'dentro del horno. Y les comienzo a menear toda esa muñeca grande. Qué rico poseer a una hembra con todo grande, las bubies y las nachas enormes, cómo se mueven cuando hacemos el sexo.

Son flojas

No se engañen, las “big girls” son flojas para el “hard sex”, pero cuando están hasta la pata en nabo, se menean como locas, son capaces de hacer poses que hasta las flacas se niegan a que las despatillen así, una pierna por China y la otra por USA. Las gordas son deliciosas y por lo regular están apretadas. Hay chicas chubies que van al Gym y son capaces de hacer maromas y la pose del helicóptero. Y qué les cuento de lo difícil que es de convencer a una peso pesado que afloje el más pequeñito. Las tallas XXX large son duras de matarles la estrellita de mar. De borrarles los rayitos y les queda lisito, sin una estría.

Mi debilidad son las grandotas.

Me encanta que son muy femeninas y delicadas como las gordas que pinta el maestro Botero. Si imaginan a una hembra así cogía en el miembro y recibiendo del bueno, siendo acribillada con una ametralladora sexual. Créanme, yo me casé con una mujer grande y soy feliz, la puse a parir tres veces y somos una familia muy unida.

Respuesta

La gente tiene mala idea de las mujeres pesadas. Los gustos son gustos y estas mujeres no tienen nada que pedir, tienen su equipo completo. Los felicito por ser felices. Chau.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content