Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content

Mucho sexo

Por: -

Mucho sexo

Siempre me ha gustado las mujeres y mucho sexo, pero me cojo a una hembra que todo es sexo y estoy a punto de salir huyendo. En persona es una guial normal y corriente, no le sobra nada, pero tampoco le falta, lo más destacable es su cuerpo delgado y de un tamaño regular que llama la atención por como se mueve. Cuando la conocí no me podía imaginar lo que me esperaba. Ya ella tuvo novios en el trabajo que compartimos, pero nadie decía nada. La guial resultó ser una devoradora de chorizos.

A mi cuarto

Un sábado al mediodía un grupo de compañeros nos fuimos a tomar tragos a un bar, y varias compañeras se sumaron a la aventura. Después de alegrarnos viendo pelo pelo, terminamos en una pista de baile toda la madrugada y no sé cómo, pero quedé de pareja de Mariela, así se llama la mujer objeto de mi desventura. No disimulamos cuando bailamos que eso iba a terminar en la cama. Así fue, nos escapamos como a las 3 de la mañana y nos fuimos para mi cuarto en Santa Ana. Allí la cosa se puso “tough”, le di pene por todos lados y la guial quería más, no me dejó venirme porque no quería que se me fallara la erección.

Quería rabo y duro

Yo no paraba de darle marcha y el rabo ya me ardía y se me había despellejado, pero eran las 6 de la mañana y ella quería rabo y duro. Llegué a pensar que estaba bajo las influencias de alguna sustancia porque ella solo quería más y más. Agarré el teléfono y llamé a uno de los amigos que estaba en el baile y él se trajo a otro. Cuando llegaron yo solo me hice a un lado y me comencé a pajearme a ver si podía descargarme. La Mariela los vio entrar y solo sonrió se abrió de piernas, les enseñó la panocha y a los “manes” se les levantó el ánimo de una vez. La trabaron toda y terminaron haciéndole los favores los dos a la vez. Yo aproveché y se lo puse en la boca ella solo me miró y comenzó a chupar como una loca.

Por turno

En esa vaina nos dieron las 12 del día. Por turnos le dimos gusto a la mami que no se rendía. En algún momento el caldero se fue enfriando y quedamos todos dormidos hasta las 7 de la noche. Ese lunes éramos el chiste y el bochinche del trabajo porque según me enteré no era la primera vez que Mariela hacia de las suyas. La guial era famosa por ser una devoradora y tener más resistencia que una actriz porno. Apenas salí del trabajo me fui a un laboratorio a hacerme la prueba de VIH, pero me dijeron que tenía que esperar un par de meses para hacérmela porque ahora no iba a salir nada en el resultado. Así que voy a sufrir con la duda todo este tiempo.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content