Se encuentra usted aquí

Block title
Block title
Block content

Prepararla

Por: -

Prepararla

Es fácil calentar a una mujer. Solo tienes que ser paciente y aguantarte las ganas de penetrarla o que se te derrame la leche condensada antes de que se la guardes. La inmensa mayoría de los hombres tienen problemas con eso porque es la naturaleza del hombre, montar a la mujer apenas la ve. Sí, porque el macho es acción y uso de la fuerza.

La diferencia

El hombre es diferente a la mujer porque no necesita amar, o ternura para comerse a una hembra. Mientras que nosotras necesitamos admirar o sentir atracción por un hombre. El macho incluso puede hacerle el sexo a una hembra que no le guste para nada. Solo tiene que tener tontón y listo, a la carga.

Publicidad

Seguimos

Así que metanse en las dos cabezas que a la mujer hay que sobarla, hablarle cositas o palabrotas, darle su baño de lengua, y cuando pasas el dedito por la panocha sientes que está empapada, que se le gotea el agua, entonces está lista para la monta. No es antes, porque para nosotras es más difícil meterlo en seco sin lubricación. Para la mujer el mejor sexo es el que toma tiempo y ahí tenemos un problema porque al hombre le basta con mirar una raja en la pared para venirse todo, como un desgraciado que vomita las tripas, en este caso derrama todo el contenido.

Zorras y perras

Por muy sucia y arrecha que sea una mujer a todas nos gustan las atenciones y que nos calienten, que nos arrechen antes de que lo metan. El mejor amante no es el que la tiene más grande y larga, el amante perfecto es el que tiene la técnica y la paciencia para ponernos a punto de caramelo, que tengamos los orgasmos en la punta del pirilín listo para explotar.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title