Se encuentra usted aquí

Block title
Block title
Block content

Rata de cantina

Por: -

Rata de cantina

Mi marido se enamoró perdidamente de una prostituta que trabaja en un bar bailando pelo pelo. La muy zorra lo ha enredado todo y creo que le echó brujería para tenerlo más que de pendejo con agua de panti. La cosa se puso tan fea que la preñó, y la puta dice que eso es de mi marido, yo voy a pagar la prueba de ADN para demostrar que eso no es de mi hombre.

La idiota eres tú

Como yo descubrí el tamal hediondo, mi marido dice que se va a casar conmigo para contentarme. La verdad, me siento como una estúpida porque después de tantos años de sacrificio con ese “man” ahora me sale con esa pata de banco, comiéndose a una mujer de la calle. Es cierto que ella está joven y no tienen las tetas ni el culo caído como yo, pero creo que merezco un poco de respeto y consideración.

Culpable

Siento que todo es culpa mía por abandonarme y ponerme gorda. Él me ataca y me dice cosas feas y que yo no se lo hago rico como antes. Y tengo que aceptar que antes éramos fuego puro en la cama, terminábamos un polvo y yo se lo levantaba para un segundo, y este sí que era candela, nos dábamos con todo, que quedábamos agotados los dos, pero para la bajada él ha preferido buscar putas.

Respuesta

Mamacita, el perro es él, y tú no tienes culpa de nada, pues es él quien debió respetar el hogar y sus hijos. Muchas mujeres ya mayores pasan por el dilema de tener que dejar a sus maridos y vivir solas por las perrerías de sus esposos que andan haciendo hijos por la calle. Los niños no tienen culpa y son los adultos los que deben responder por sus obligaciones legales y morales. Tú, prepárate para vivir tu vida sin cargar al bestia de tu marido que de seguro se va a ir con la extranjera prostituta. Chau.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title