Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Croatas de acero

Por: Moscú AP -

Croacia no se cansa. Victoriosos por tercer partido consecutivo tras un alargue, los croatas avanzaron el miércoles a su primera final de una Copa del Mundo al desbaratar los sueños de grandeza de Inglaterra con una victoria por 2-1.

El gol de Mario Mandzukic a los 109 minutos sentenció el triunfo de Croacia en el estadio Luzhniki de Moscú, donde tendrá que volver en cuatro días para toparse con Francia en la final.

Les Bleus fueron verdugos de los croatas en la vez anterior que el conjunto balcánico había llegado a las semifinales, en la edición de 1998. Francia, que el martes dejó fuera a Bélgica, ganó 2-1 esa semifinal rumbo a la conquista de su primera y única corona.

Descafeinada en el primer tiempo, todo hizo indicar que Croacia volvería a capitular en la penúltima instancia y más cuando un gol de tiro libre de Kieran Trippier puso en ventaja a los ingleses a los 5 minutos.

Al compás del infatigable y solidario Luka Modric, Croacia reaccionó en la segunda mitad y logró nivelar el marcador mediante el gol de volea de Perisic.

Empezaba la tercera remontada seguida de Croacia en la fase de eliminación directa del mundial. Los balcánicos revirtieron desventajas en octavos contra Dinamarca y en cuartos contra el país anfitrión, imponiéndose por penales en ambas oportunidades.

De un centro al corazón del área de Sime Vrsaljko desde la derecha, Perisic se anticipó a Kyle Walker, muy torpe para buscar el despeje. A partir de ahí, las pulsaciones del duelo cambiaron radicalmente. Croacia era la que mandaba ante un adversario que se diluyó.

El gol decisivo cayó en una jugada inocua, en la que los centrales ingleses John Stones y Harry Maguire se durmieron ante el asedio de Mandzukic, quien fusiló al arquero Jordan Pickford.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title