Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Calma tras la escalada entre Irán e Israel, pero la confrontación continúa

La tensión entre Israel y las fuerzas iraníes presentes en Siria se ha elevado en las últimas semanas hasta alcanzar ayer su punto más álgido.

Una captura de vídeo muestra un lanzamisiles sirio en el objetivo de mira durante un bombardeo israelí en un lugar sin precisar en Siria. EFE

Por: Jerusalén / EFE -

La normalidad volvió hoy al norte de Israel tras la escalada militar con Irán, pero, aunque no se prevén ataques inminentes, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, advirtió a Teherán de que la "campaña continúa" e Israel ganará.

El ejército israelí mostró hoy imágenes de los objetivos iraníes bombardeados ayer en territorio sirio, en respuesta al lanzamiento de cohetes, que suponen la operación militar de mayor envergadura en Siria en 44 años, lo que aumentó las alarmas de una desestabilización regional.

Publicidad

Las fuerzas aéreas destruyeron una de las lanzaderas desde la que se dispararon en la madrugada del jueves 20 cohetes Grad y Fajr-5 hacia los Altos del Golán ocupados por Israel, de los cuales cuatro fueron interceptados y el resto cayó en territorio sirio.

Israel respondió con bombardeos a gran escala contra complejos militares y de inteligencia, mostrados hoy en imágenes de satélites, en los alrededores de Damasco, que asegura pertenecen a las Fuerzas Al Quds, unidad de élite de los Guardianes de la Revolución de Irán.

"Establecí un principio básico: quienquiera que nos haga daño, le devolveremos el daño", declaró hoy el mandatario israelí sobre los ataques aéreos de 90 minutos que destruyeron setenta objetivos, según el ejército israelí.

El Gobierno iraní negó hoy su implicación en el lanzamiento de misiles contra Israel y calificó estos bombardeos como "un acto de agresión".

"Los múltiples ataques del régimen sionista (de Israel) en suelo sirio, que se hicieron bajo pretextos inventados y sin fundamento, constituyen una violación de la soberanía nacional y la integridad territorial de Siria", denunció el portavoz iraní de Exteriores, Bahram Qasemí.

Netanyahu reconoció hoy que el ejército había llevado a cabo operaciones en Siria para evitar que "Israel estuviera en peligro", después de semanas de ataques sin autoría, que hasta ahora Israel ni desmentía ni confirmaba.

El último, fue lanzado poco después de que el martes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara la salida de su país del acuerdo nuclear con Irán, para atacar almacenes y plataformas de misiles en el suroeste de Damasco supuestamente pertenecientes a fuerzas iraníes.

A este respecto, Netanyahu remarcó hoy la "importancia" de esta semana, diplomática y militar, en la que el miércoles se reunió con el presidente ruso, Vladímir Putin, para tratar la "cooperación en seguridad" en la vecina Siria.

Irán, junto a Rusia, ha dado apoyo al régimen de Damasco en el conflicto interno que vive Siria desde 2011, y el Gobierno de Israel ha aumentado sus advertencias sobre la consolidación de la presencia iraní cerca de su territorio, a medida que las fuerzas gubernamentales sirias han ido ganando terreno.

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, pidió hoy a presidente sirio, Bachar al Asad, que "se deshaga" de la presencia de Irán en su país, en declaraciones hechas durante un recorrido por las poblaciones del norte del país, junto a la frontera con Siria.

"Deshazte de los iraníes. Deshazte de Qasem Soleimaní (el jefe de las Fuerzas Al Quds) y de las Fuerzas Al Quds. No ayudan, solo te hacen daño", declaró, según el digital "Times of Israel".

Teherán opinó que "el silencio" de la comunidad internacional al respecto significa dar "luz verde al régimen (israelí) para que continúe sus actos de agresión".

Por su parte, Netanyahu agradeció el respaldo de EEUU, Alemania, el Reino Unido y Francia al derecho de Israel a defenderse "cuando es atacado, frente a Irány frente a otros".

La tensión entre Israel y las fuerzas iraníes presentes en Siria se ha elevado en las últimas semanas hasta alcanzar ayer su punto más álgido.

Los medios israelíes coinciden en valorar que, aunque no se prevén ataques inminentes, "solo en una cosa está de acuerdo todo el mundo: no se ha terminado", opinó el columnista Nahum Barnea en un artículo en el diario "Yedioth Ahronoth". EFE

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content