Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Decisión del Tribunal sobre liberación de Martinelli se extiende.

El Código Procesal Penal (CPP) establece que las medidas restrictivas de la libertad personal no pueden convertirse en una pena anticipada, ni exceder de un año.

Por: Jean Carlos Díaz / Crítica -

Casi a las 3 de la madrugada de hoy, el tribunal de juicio oral en el caso Pinchazos aún no había decidido sobre la liberación de Ricardo Martinelli, quien ha permanecido un año detenido en Panamá.

El Código Procesal Penal (CPP) establece que las medidas restrictivas de la libertad personal no pueden convertirse en una pena anticipada, ni exceder de un año.

Publicidad

Fue una larga jornada para “El Loco” que ayer ingresó a las 9:30 a.m. al salón de audiencias #1 del Sistema Penal Acusatorio (SPA). Vestía un jeans, suéter negro manga larga, bufanda azul y una gorra color azul con letras blancas que decía "Libertad". Llegó al salón saludando con un buenos días a todos los presentes y preguntando "¿dónde está el periodista de Panamá América?", a quien le entregó una de sus gorras marca Supreme de cuadros negros.

Minutos después se retiró del estrado por la puerta trasera de vidrio, que se ubica detrás del pupitre de los jueces del Tribunal de Juicio Oral. A su regreso, de una mochila azul sacó su libreta amarilla en la cual a diario realiza sus apuntes.

A las 9:49 a.m. inició el acto de audiencia en el juicio oral por los supuestos pinchazos telefónicos. A las 10:00 a.m. tomó la palabra el abogado Carlos Carrillo, parte de la defensa de Martinelli para continuar con el contrainterrogatorio al testigo protegido.

El Tribunal de Juicio Oral decretó un receso hasta las 9:00 de la noche para analizar la solicitud presentada por Carlos Carrillo con referencia a los artículos 12 y 237 del Código Procesal Penal, para evitar que la detención provisional pueda excederse más de un año y quede siendo una pena anticipada.

Carrillo al salir de la sala # 1 señaló que no puede haber excusas para que Martinelli enfrente el resto del proceso en libertad, ya que la ley es clara y no puede haber selectividad al aplicarla.

En primer instancia, los abogados querellantes se opusieron a que el Tribunal conociera sobre la incidencia presentada por la defensa de Martinelli.

Se le dio la oportunidad a dos de las víctimas para que expusieran su sentir ante lo solicitado por la defensa de Martinelli.

Luego de escuchar los argumentos, el Tribunal decretó el receso para decidir.

Libertad, libertad

En las afueras del SPA , simpatizantes de Martinelli exhibían pancartas para demostrar su apoyo al exmandatario. El grupo, que en su mayoría eran adultos mayores, pedían la libertad de “El Loco” por estar en un proceso político.

La situación parecía calmada hasta que Balbina Herrera y Mitchell Doens salieron a dar declaraciones en los medios de comunicación, tras haber participado en la audiencia de solicitud de cambio de medida de detención.

Los simpatizantes intensificaron sus gritos contra Doens y Herrera, a los que le decían: "¡Si quieren plata, trabajen!"

Pero la que no soportó los gritos fue Balbina Herrera. Se aproximó a uno de los simpatizantes, lo señaló con el dedo y le dijo qué la estaba amenazando, pero el hombre se defendió y le dijo que le dijera que él había dicho en esa presunta amenaza.

Tras la discusión, Balbina se retiró porque los gritos eran más fuertes.

Un testigo con amnesia

Durante el contrainterrogatorio el testigo protegido: un excabo del Consejo de Seguridad que el varelismo nombró como agregado de Panamá ante la Junta Interamericana de Defensa de la OEA, reconoció que su salario mensual era de $7 mil y que además le otorgaron una licencia con sueldo de $1,324, porque que la vida en Estados Unidos es muy cara.

El testigo protegido volvió a reiterar que el presidente Juan Carlos Varela fue quien lo instó a denunciar a Ricardo Martinelli.

Durante el contrainterrogatorio, el testigo protegido no recordó el nombre de la persona que lo nombró en la misión de Panamá en la OEA, ni la fecha en que se dio su designación, ni quién fue el director de la Policía Nacional que lo hizo.

Tampoco dijo saber qué institución fue la que le tramitó su pasaporte diplomático en el 2014 cuando fue designado en la OEA.

El testigo protegido mencionó que cuando fue interrogado por el fiscal auxiliar Marcelino Aguilar y el presidente Varela, no les indicó que él realizaba interceptaciones telefónicas. Además, aclaró que en las tres declaraciones que dio el 29 de julio, 1 y 6 de agosto, no mencionó a Ricardo Martinelli.

El testigo narró que fue el fiscal Marcelino Aguilar quien le dio la calificación de testigo protegido y le recomendó que fuese nombrado en el exterior, esto por las declaraciones que había dado.

El testigo protegido manifestó de viva voz que cuando rindió sus declaraciones mintió, esto en el año 2014.

Mencionó que el 23 de enero de 2017 rindió declaraciones en Estados Unidos por el tema de la extradición del exmandatario y no le informó a las autoridades en Estados Unidos que era el testigo protegido dentro de esta causa en Panamá y declaró identificándose con su nombre.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content