Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Economía fantasma, el legado de JC Varela en Macaracas y Tonosí

Los obreros piquetearon al ver en peligro sus plazas de trabajo, sin embargo, la herencia recibida fue el desempleo. Archivo

Por: Redacción Crítica -

Dos distritos en la provincia de Los Santos como Macaracas y Tonosí, antes tenían actividades comerciales y ahora están casi nulas, debido al desempleo galopante porque la agricultura y la ganadería no genera las plazas de trabajo necesarias para satisfacer la demanda de esas zonas.

Y es que la administración de Juan Carlos Varela, se caracterizó por “tumbar” las actividades comerciales de otros para favorecer a sus amigos o donantes, de acuerdo con las filtraciones de los Varelaleaks.

Publicidad

No solo en el tema de energía eléctrica, sino en otras actividades como la minera, en el caso de Cerro Quema es un vivo ejemplo de la no renovación de concesiones.

De 255 empleos que había en esa actividad, solo quedan 25 trabajadores, un fuerte golpe a esas comunidades, ya que el activo circulante no existe, lo que incrementa los problemas sociales que conllevan a no tener trabajo.

Tiempos difíciles

Luis Bustamante, un transportista que llevaba a los obreros de la mina desde su casa y viceversa, contó que se redujo de forma drástica los trabajadores que trasladaba hacia esa actividad comercial.

Antes de ello, realizaba viajes hasta la capital, sin embargo, estos periplos no siempre iban llenos de pasajeros, por lo que optó por transportar a los obreros de la mina.

“A ministro que solucione el problema para ver si regresa de nuevo la gente que están esperando”, comentó el transportista, al referirse a la renovación de la concesión.

El 14 de septiembre de 2018, un grupo de los trabajadores de la mina Cerro Quema se manifestaron cerca de una plaza comercial, ya que temían perder sus plazas laborales y en efecto, eso fue lo que aconteció.

"Si esto no ocurre, quedarán sin sustento más de 100 familias" , explicó ese día José Bustamante, vocero de los trabajadores, quien agregó que debido a la inacción del Gobierno en procurarle seguridad jurídica a la empresa minera, ha tenido que despedir al 25% de su fuerza laboral.

Mientras que Nelson Vergara, presidente de la liga distrital de balompié en Macaracas, dijo que las actividades deportivas son importantes para alejar a los jóvenes de malos hábitos como los robos y las drogas, además señaló que antes recibían patrocinio de la minera y les entregaba accesorios deportivos, arbitraje y también ayudaba en actividades culturales de Macaracas.

“En enero de este año, se dio la participación de Abdiel Castro, un chico que salió de la liga distrital de Macaracas, patrocinada por Minera Cerro Quema y estuvo representando al país en la selección sub 17 en Estados Unidos y actualmente está en el Plaza Amador”, manifestó Vergara.

Apuntó que de esa liga también salió Leonel Castro, quien juega para el equipo Azuero Fútbol Club.

“En el 2019 no hemos podido hacer la liga distrital de Macaracas, debido a esa situación (no actividad comercial) que también nos afectó a nosotros.

Comentó que tienen algunos fondos de la alcaldía de Macaracas y la Federación Panameña de Fútbol (Fepafut), no obstante, no es dinero suficiente porque dependen del 100% de lo que la compañía les patrocinaba.

Por su parte, Genaro Rodríguez, un ayudante general de la mina, dijo que durante cinco años ha trabajado en esta actividad comercial, pero dijo que esperan de una respuesta del Gobierno en cuanto a la situación de sus trabajos.

“Esta es una incertidumbre grande, le digo, lo que uno vive. Varios excompañeros me han preguntado cómo van las cosas y si ya hay una respuesta del Gobierno para volver a entrar y nada”, comentó el humilde trabajador.

Empresas quebradas

Durante la administración de Varela, un sinnúmero de empresas se vieron obligadas a cerrar, reducir sus operaciones, vender o sencillamente declararse en quiebra.

Compañías como Campos de Pesé, que cerró sus operaciones, se perdieron más de 2 mil empleos directos y otros indirectos, además demandaron civilmente al Estado porque consideraron “arbitrarias” las medidas del pasado gobierno panameñista contra la empresa.

Ahora solo queda esperar si la vida de los residentes de Tonosí y Macaracas seguirá igual o se retome la recuperación económica que tanto necesita.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content