Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

El meteórico ascenso de Arroyo

Por: Redacción / Crítica Impreso -

La procuradora Kenia Porcell llegó al Ministerio Público (MP) en enero de 2015, con un escolta especial que escaló rápido a los niveles más altos de esta institución cuestionada por persecución política, selectividad y violaciones al debido proceso.

Se trata de Daniel Arroyo, asignado por exjefe del Consejo de Seguridad, Rolando López, como el escolta principal de Porcell, cuando empezó en el cargo de Procuradora General de la Nación.

Publicidad

En ese entonces, Arroyo pertenecía a la Policía con el rango de Mayor, pero la cercanía de Porcell con López y el mandatario Juan Carlos Varela le abrieron las puertas del poder al escolta de la procuradora.

También hay que resaltar que el nombramiento de Porcell como procuradora nació en el Consejo de Seguridad, cuando estaba bajo el mando de López. Ella fue profesora del espía preferido de Varela.

Arroyo llegó a convertirse en uno de los funcionarios de más confianza de Porcell, hasta llegar a ser nombrado como subsecretario de la Procuraduría, que es la tercera posición de mayor poder dentro del Ministerio Público.

Fuentes oficiales sostienen que mientras realizaba funciones de escolta de Porcell, Arroyo consiguió graduarse de abogado y empezó a inmiscuirse en las funciones del MP, incluso llegando a sostener reuniones con personas señaladas en los casos de alto perfil.

La denuncia presentada por el abogado Jamis Acosta y Luis Camacho involucran a Arroyo en las gestiones y viajes para la compra del polémico Metabuscador, un equipo con funciones similares a dispositivos de espionaje cibernético.

El ascenso meteórico de Arroyo no solo se da en el engranaje del MP, sino en las filas de la Policía, ya que durante la administración de Varela, fue ascendiendo de Mayor a Comisionado.

Los resultados de la auditoría preliminar ordenada por la nueva administración del Ministerio de Seguridad, a cargo de Rolando Mirones, menciona el caso de Arroyo, sin embargo se desconoce si fue incluido en la denuncia formal por escalafones y jubilaciones ilegales.

La auditoría establece que se revisaron los ascensos efectuados en la Policía Nacional de 2014 a 2017, dándose hallazgos como que un número importante de oficiales que trabajan en el Consejo de Seguridad fueron ascendidos al rango de Mayor, Subcomisionado y Comisionado, sin tener el tiempo de antigüedad mínimo por rango.

El documento destaca que todo esto se hizo por la intervención del secretario ejecutivo del Consejo de Seguridad, incluyendo el ascenso de Arroyo.

“El caso más llamativo es el del comisionado Daniel Arroyo, que no llega a los 20 años de servicio, y ya ostenta el rango de comisionado desde hace 3 años y medio, cuando sus compañeros de la Policía todavía eran subcomisionados, si acaso con 2 años de haber ascendido”, destaca la auditoría.

El exdirector de la Policía Nacional, Omar Pinzón, también habría beneficiado a otro grupo de allegados oficiales con ascensos ilegales, sin cumplir con los requisitos del manual que rige estos escalafones.

A inicios de este Gobierno, se informó que Arroyo habría sido sacado del MP y reinsertado a la Policía Nacional, molestando y tomando por sorpresa a Porcell.

El 31 julio, Porcell y Mirones sostuvieron una reunión en medio de diferencias por el traslado o envío de vacaciones de varios policías adscritos al MP, desde la gestión de Varela.

En este encuentro, Porcell sentó en la mesa principal a Arroyo, ya con el cargo de subsecretario del Ministerio Público, lo que es visto como una muestra de desafío y victoria de esa primera batalla ante el ministro.

Para nombrar a su exescolta a esta posición, Porcell desplazó a David Díaz como subsecretario del Ministerio Público, un abogado que también había sido de su confianza para armar todos los expedientes de alto perfil que se enfilaron contra figuras de la gestión de Ricardo Martinelli.

Díaz también habría tenido participación en las indagatorias del caso Odebrecht, muchas de ellas coordinadas fuera del Ministerio Público (oficinas de bancos) y de las cuales se darán a conocer nuevos detalles en los próximos meses.

Recientemente, la Procuraduría de la Administración confirmó que abrió una investigación contra Porcell por la compra del “metabuscador”.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content