Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Revelaciones del testigo "estrella" de la Fiscalía en caso contra "El Loco"

Luis Enrique Rivera Calle habló como se había dado la investigación del caso de supuestas escuchas ilegales que se le sigue al exmandatario Ricardo Martinelli.

Por: Jorge Luis Barría/ Web -

El denominado testigo “estrella” del Ministerio Público en el caso de supuestos pinchazos que se le sigue al expresidente Ricardo Martienlli, ha hecho revelaciones que ponen al borde del abismo el proceso.

Luis Enrique Rivera Calle ha desenmascarado la trama del caso “pinchazos” tras el contrainterrogatorio que realizó el abogado Sidney Sittón, defensor del expresidente.

Publicidad

El juicio oral inició con el interrogatorio por parte de la Fiscalía a Rivera Calle, jefe de Informática del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, que duró más de un mes.

La defensa empezó el contrainterrogatorio, el martes 14 de mayo y lo culminó cinco días después.

¿Qué dijo el testigo?

Al iniciar el contrainterrogatorio, Sittón preguntó a Rivera Calle, ¿quién le había ordenado las diligencias?

“El fiscal Marcelino Aguilar a través de una diligencia me comunicó sobre la inspección” indicó Rivera calle.

LEE TAMBIÉN: Culmina contrainterrogatorio al perito en juicio a Martinelli

La siguiente pregunta del defensor fue sobre una reunión en el Ministerio Público. El testigo dijo:

“Dos días antes de que se me entregara la nota de inspección me reuní en la oficina de la procuradora general Ana Belfon; junto a ella estaban los fiscales Marcelino Aguilar y Ricardo Muñoz, además de Rolando López (jefe del Consejo de Seguridad

Aquel día, Rivera mencionó que se le había entregado una carpeta y se le dijo que iban a iniciar una investigación contra Ricardo Martinelli, por lo que debía guardar mucha reserva del caso. Además mencionó que se le estaría diciendo dónde iban a realizar un allanamiento.

El día del primer allanamiento, a Rivera se le entregó la orden para realizar la diligencia en el edificio 150 del Consejo de Seguridad Nacional, ubicado en Ancón, pero que el mismo no decía contra quién era el proceso.  “La orden no decía contra quién, yo pregunté y  no se me dijo, pero como yo ya sabía, proseguí” destacó Rivera.

Una vez se hizo el allanamiento, a Luis Rivera se le quitó toda la evidencia recolectada. “El fiscal me dijo que en los próximos días se me entregaría todo para realizar con el volcado de la información”,  acotó.

Días después del allanamiento, a Rivera se le llamó otra vez al despacho de la procuradora Belfon, para que brindara información del avance del proceso,  según dijo bajo juramento al Tribunal de Juicio.

Ante la petición del avance, el testigo dijo que le habían pedido celeridad, por lo que no pudo hacer una cadena de custodia debida en la información.

"Cuando ellos se llevaron los aparatos no le pude poner cadena de custodia sino fue hasta después cuando se me entregó”, puntualizó. “Que se me quite las pruebas y después me las entreguen, no es usual” indicó.

“En 2014 no hice uso de la buena práctica de la cadena de custodia”. " Así como entrego la evidencia con su sello debo recibirla, procuro que no se haya tenido acceso antes de mi”, resaltó Rivera Calle, quien además dijo que se debió perseverar la evidencia basándonos en los reglamentos de custodia.

En cuanto a la puesta en práctica del “hash”, Rivera Calle mencionó “ Al no hacerse el -hash- se puede interpretar que no hay garantías de que lo recabado es lo mismo que hay; es decir que no hay veracidad, ni integridad”.

“Si yo hubiese hecho peritaje, todo estuviera embalado, con metadatos, hash y demás cadena de aseguramiento” mencionó.

Adicional a ello, el testigo destacó que de los discos compactos que tienen el sello no se haría responsable, porque él cuando colocó la cinta roja de embalaje no estaba rota, porque lo que es evidente violación,  es muestra de la alteración.

Ante la persistencia de los fiscales y del propio Rolando López, quien en varias ocasiones llegó hasta la oficina de Rivera Calle a imponer su autoría, el testigo dijo: “ No se me dejó hacer mi trabajo profesional”

LEE TAMBIÉN: Sittón: MP plantó y manipuló pruebas en caso Martinelli

“Ese señor alías "Picuiro" quería ser, comentarista y de todo cuando llegaba a mi oficina”, resaltó Calle, quien dijo que en varias ocasiones prácticamente lo largó porque quería imponer su cargo y eso él no lo iba a permitir al menos en su despacho.

Cuando “Picuiro”, Aguilar y Muñoz asistían a su oficina le dieron indicaciones sobre los correos que debió imprimir. “Me dijeron que no imprimiera la información del presidente Juan Carlos Varela y de otros miembros del partido panameñista” indicó.

Al momento de la impresión de la información Rivera Calle dijo que hacía el volcado de información específica, por lo que los documentos imprimía directo. “ Marcelino Aguilar y Muñoz me decían cual debía imprimir y lo hacía directo”. “Solo se imprimían los correos relevantes para el Ministerio Público”.

Una vez se le llevó el correo, los fiscales fueron quienes introdujeron y cambiaron la contraseña, mencionó Rivera. “ Yo no vi, ni tuve acceso a esa contraseña”

Al respecto Rivera Calle preguntó qué porque solo se imprimían ciertos correos y no todos, ya que él como profesional tenía que hacer el volcado de todo y posteriormente seleccionaba, pero que ante estas órdenes se solo trabajar en los correos seleccionados lo dejó con dudas.

“ Rivera usted no se meta en eso, yo sol el fiscal” fue la respuesta que recibió Rivera Calle ante su inquietud “Hay cosas que usted no puede entender me dijo el Fiscal Aguilar” puntualizó el perito, quien tuvo que continuar con el trabajo.

Durante el interrogatorio el testigo hizo mención en que entre el correo brad.pty507@gmail.com perteneciente a Ismael Pitti, hubo conversación con la periodista Siria Miranda, así como con otras personas en fechas distintas.

LEE TAMBIÉN: ¡Horror… correo de Siria al pinchador!

Rivera Calle dejó claro que en ningún momento se le pidió que realizara un peritaje al correo, para determinar dónde fue creado, su fecha, por quien, las veces que fue utilizado, desde que plataforma y su última vez.

Según contó el testigo, al momento que se le brindó la información- que fueron de 10 a 15 días después de la diligencia- el fiscal Marcelino Aguilar, ni el fiscal Ricardo Muñóz le pidieron que realizara un peritaje en el correo, solo que volcara la información que ellos querían.

Situación similar ocurrió en la Corte Suprema de Justicia, donde estuvo una de las oficinas de investigación del Ministerio Público, en la que el magistrado Harry Díaz- quien actuó como fiscal cuando el caso estuvo en la CSJ-, ni la fiscal Elizabeth Carrión-quien actualmente está en el proceso- le hicieron dicha petición, con el fin de averiguar datos concretos de las personas que aparecen en los correos.

“ De ser analizado los correos se hubiese conocido la hora, fecha, lugar del envio y los destinatarios” destacó Rivera Calle, quien además destacó al momento de la revisión de audios y videos, tampoco se contó con la diligencia para sustraer el historial de los correos y las pruebas.

LEE TAMBIÉN: ¡Se va a caer… se va a caer, el caso contra “El Loco”!

El fiscal Aurelio Vásquez prosiguió con el reinterrogatorio, una vez la defensa concluyó y sacó a colación el correo de la periodista Siria Miranda, preguntando a Rivera Calle, sobre las fechas del documento impreso y él dijo no recordar.

Al no recordar la fecha el Fiscal utilizó la técnica para refrescar memoria y le enseñó el documento a Rivera calle, quien destacó que en efecto el correo fue impreso el 5 de agosto de 2014, nueve días antes de la diligencia del 14 de agosto de 2014.

“La fiscalía se mató con su propia prueba” dijo Sidney Sittón al destacar que el Ministerio Público manejó con muchas inconsistencias el proceso, al primero imprimir los correos sin una diligencia y posteriormente emitir la diligencia. “La fiscalía trajo la prueba, la mostró la exhibió y nos dio la oportunidad de insistir en un detalle que habíamos pasado por desapercibido” acotó Sittón.

LEE TAMBIÉN: Masacran a fiscales y embarran a ‘Picuiro’ en montaje del caso pinchazos

“Si no se hace una serie de ejercicios de análisis forenses, Luis Rivera Calle puede afirmar que ninguno de esos datos, ficheros o impresiones son veraces u originales” resaltó el defensor, ya que él (Rivera Calle) no se hace responsable, porque no participó en la recolección de los datos y análisis.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content