Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Tres curas panameño separados por video porno con venezolano

Los tres sacerdotes fueron separados de la iglesia. Foto: Ilustrativa

Por: Yorlenne Morales Crítica -

Los sacerdotes Rogelio Topin, Orlando Rivera y Karl Madrid fueron separados por la Iglesia Católica de Panamá, por "conductas inapropiadas y escandalosas”, luego de filtrarse un video sobre un encuentro sexual con un joven venezolano.

En un comunicado, la Iglesia aseguró que "se siente profundamente herida y avergonzada" y que los sacerdotes fueron separados de sus funciones desde el 6 de septiembre. El portal “Claramente” difundió el video, donde el venezolano relata la historia sexual y filma parte de su encuentro con Topin, un sacerdote que ronda los 75 años y que antes fue militante de la Democracia Cristiana y maestro de inglés.

Publicidad

Topin estaba asignado a la parroquia Cristo Hijo de Dios, de Samaria. El padre Madrid a la parroquia de San Miguel y Madrid a la de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

"Hasta el momento, la Iglesia Arquidiocesana no ha sido informada de que exista alguna acusación en contra de estos presbíteros, pero se ha tomado esta previsión de suspenderlos con el fin de restablecer la justicia, procurar la conversión del clero y reparar el escándalo causado", agregó el comunicado.

Claramente difundió el viernes un video en el que un joven venezolano, que supuestamente trabajaba en la Basílica Don Bosco haciendo labores de mantenimiento, denuncia que varios sacerdotes se aprovechan de su situación de vulnerabilidad y le pagan por tener relaciones sexuales.

"Acabo de ser contratado por un sacerdote, un párroco de la Iglesia católica aquí en Panamá. No es la primera vez, lo hace tres y cuatro veces por semanas. "Él me contrata con el fin de tener relaciones sexuales, que yo le haga sexo o él a mí, y lo hago por la necesidad que tengo en este país", dice el joven en el video.

Minutos después, se muestra al chamo que “Claramente” identifica como Cristian en la parada de la entrada de San Miguelito. Allí aborda el auto de Topin. Le gustan, le encantan que le toquen las tetitas, exclama el venezolano e inicia una conversación subida de tono y le acaricia con sus manos la entrepierna al sacerdote mientras este conduce.

El video incluye parte de las caricias que se dan en una habitación de un push button donde mantienen relaciones. El chamo se pinta como la compañía favorita de los sacerdotes panameños.

"Lo grabo porque siento rabia y molestia", alega el joven, quien en la grabación habla con Topin de la presunta participación del sacerdote en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebró en enero en Panamá y a la que acudió el papa Francisco.

También se revelaron varias conversaciones de WhastApp entre el joven y otros curas panameños en las que hablan de encuentros fuera de la ciudad. También se deja entrever algún grado de chantaje a los curas, porque se habla de existencia de videos.

Además, hay otra grabación donde se le ofrece al sacerdote conseguir a un chico nicaragüense guapísimo, de 17 años, para cuando el religioso se recupere de problemas de la presión arterial.

Además Claramente mostró intercambio de mensajes entre el venezolano y curas de la Iglesia Católica identificados como Padre Luis y Padre Melca.

Ayer la comunidad salesiana de la basílica Don Bosco aclaró que ninguno de los sacerdotes mencionados está asignado a ese templo religioso.

En las redes sociales un amigo del padre Karl alega que el denunciante es un venezolano al que identifican como Alejandro a quien se le ayudaba con bolsitas de comida, pero cuando llegó el día que no se le pudo ayudar más, se portó con grosería alzando la voz y ahora hace denuncias por rabia y vengaza.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content