Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Donaciones

Por: Por: Milcíades Ortiz Catedrático -

El gran sentido humano de lo que iba a hacer, superaba la flojera que tenía por el desagrado del pinchazo y ver parte de mi cuerpo circulando por un tubo. Por eso exigía no ver ni una gota de la sangre que iba a dar ese día. En la segunda mitad de los años sesenta del siglo pasado, era donante voluntario de sangre en el Hospital Santo Tomás. Esta magnífica experiencia de vida comenzó en el año sesenta y cuatro con los incidentes sangrientos entre EE.UU. y Panamá.

Como mi jefe pensaba que donar sangre afectaría mi trabajo, lo que no es cierto, iba temprano y no comentaba que lo había hecho. A veces se me acercaban personas a ofrecerme dinero por mi sangre. Lo que rechazaba. Esto es ilegal, pero hace tres años, el cinco por ciento de las donaciones de sangre del país fueron pagadas. Vi personas dar sangre para conseguir algún dinero. Recuerdo los esfuerzos del doctor Víctor Charles, por atraer donantes voluntarios. Más de cincuenta años después, sigue la misma situación, puesto que en Panamá no existe la costumbre de donar sangre. Hay en el país unos veintiocho bancos de sangre, de los cuales siete son particulares. Ahora se va a concentrar en un sitio esta actividad, para mejorar el procesamiento de la sangre.

Hace tres años se donaron más de cincuenta y cinco mil pintas de sangre, y casi el noventa por ciento de ellas fueron para reponer la utilizada en parientes. Ahora se tienen fuertes controles para garantizar una sangre sana. Recuerdo con amargura en los años ochenta murieron en el mundo personas que recibieron sangre contaminada con sida.

La sangre no es lo único que se puede donar para salvar vidas. Ya en Panamá se está aceptando poco a poco la donación de órganos de personas fallecidas. Por años, en el mundo, los parientes no siempre aceptaban la donación de órganos de gente muerta, pues pensaban que eso iba contra ideas religiosas. Ya en Panamá, usted puede anotarse como donador de córneas, que tiene validez hasta cierta edad. Yo me anoté allí. Lo más significativo de esto es que al sacar o renovar cédula se puede señalar que quiere ser donante de órganos. También me apunté y como chiste dije: “Si es que alguno de mis órganos, sirve para algo”. (Lo del tren chino a Chiriquí parece que va en serio. Ya hay algunos tratando de comprar terrenos por donde se supone que pasará).

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title