Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

El ‘affaire’ Dahan

El caso del israelí Shy Dahan, quien se evadió de la cárcel La Joyita, y posteriormente denunció ser víctima de un chantaje que involucra a altos cargos civiles y policiales, incluso a un ministro de Estado, es un reflejo del nivel de corrupción imperante en el país, cuya podredumbre alcanza a todos los niveles de la sociedad panameña.

Hasta dónde hemos llegado, que en un país serio, tal denuncia inmediatamente desataría una investigación al más alto nivel para descubrir los entresijos del escándalo, pero como en Panamá ‘no pasa nada’, según se ha acostumbrado a decir, la investigación solo busca esclarecer cómo se fugó el israelí y no qué figuras de alto perfil pudieran estar detrás de la fuga.

Publicidad

Otro hecho que se ha pasado por alto es que el prófugo ha denunciado la existencia de una red organizada de custodios, funcionarios y otros que se dedican al chantaje de presos y a cobrar coimas, quién sabe cuántos detenidos de distinta condición social han sido víctimas de esta red, y desde cuándo la misma se dedica a estas ilegales actividades.

Lo cierto es que el ‘affaire’ Dahan, confirma lo que todo Panamá sabe: el sistema carcelario panameño está corrupto y el tardío comunicado conjunto del Ministerio de Gobierno (Mingob) y el de Seguridad Pública (Minseg) no añade nada nuevo a lo que ya se sabe: que existen detenidos por esta evasión.

Además llama la atención que el comunicado de marras no dice nada sobre las acusaciones de Dahan, en las que asegura que tiene videos de un ministro de Estado recibiendo coima relacionada con este caso.

¿Quién es ese ministro?, ¿por qué el Gobierno guarda silencio? Estas y otras interrogantes deben ser desveladas para la tranquilidad pública.

.

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title