Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Marchar

Por: Por: Milcíades Ortiz Catedrático -

Incómodo, me uní a la fila. Busqué una esquina porque tenía planeado el escape. No comenté con mis compañeros lo que iba a hacer para evitar críticas. Poco a poco se formaron las filas de estudiantes, bien alineados. A la voz de ¡marchen! comenzó a moverse la enorme fila. Salimos del colegio, y en una vuelta, me salí de la marcha. Confieso que en primaria y secundaria no me gustó marchar en desfiles. No me convencía convertirme en una figura más entre decenas de marchantes.

No estoy en contra de las marchas y menos en fiestas patrias. Considero que puedo rendir tributo a la patria de otra forma. Es mi manera de pensar y respeto a quienes desfilan. Admiro los ejercicios coordinados, expertas batuteras y melodías patrióticas. Existen personas que anhelan llevar uniformes. Recuerdo a un joven que me explicaba que era la admiración del barrio popular donde vivía cuando marchaba. Sonreído decía que eso le facilitaba “levantarse una chica” (enamorarla). Mi conciencia está tranquila porque no he marchado en los desfiles. Pienso que trabajando de manera honesta también le rindo respeto a la patria. Vivir con valores morales y cívicos es una forma de ser buen panameño. A veces veo en los desfiles a personas que están “taquillando” (exhibiéndose). Algunos asisten a los actos por razones que no tienen que ver con el nacionalismo. Hay que resaltar los reconocimientos que se hacen a aquellos panameños ya fallecidos que aportaron su “grano de arena” para tener hoy una patria libre y soberana.

Los estudiantes deben conocer la realidad de la Separación de Colombia hace 115 años. Los intereses militares y económicos de la primera potencia del mundo por tener las facilidades de pasar sus barcos de un océano a otro en corto tiempo. También las ambiciones de grupos económicos poderosos de panameños que, gracias a esta separación, aumentaron sus riquezas y poder por más de cincuenta años en el país. Es curioso que en el grupo de personalidades que promovieron la separación no haya representantes de la clase popular y del campo, quienes igualmente eran panameños. (Hacer patria es también no acabar con los bosques).

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title