Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Martinelli aquí

Por: José Raúl Mulino Q. / Exministro de Seguridad Pública

El retorno de Ricardo Martinelli impone un paso distinto al escenario político nacional. Independientemente a todo lo que se le ha dicho y hecho, su retorno es inédito, sobre todo por la forma en que regresa: extraditado.

El Gobierno, en su etapa final y con un desgaste inmenso, lo recibe conforme al Tratado Bilateral que rige la materia y debe proveerle del respeto a sus derechos, tanto humanos como legales y constitucionales. Su llegada coincide con el preámbulo de acontecimientos políticos no menos importantes. La elección del último periodo legislativo, el cual, si se mantienen las bancadas PRD y CD unidas, asegura que la Asamblea Nacional sea conducida desde la oposición, lo cual apoyo, como elemento que garantiza elecciones libres. También llega en medio del proceso de primarias presidenciales en CD en las que nos enfrentaremos las fuerzas leales al partido y a Martinelli contra aquellas que lo traicionaron en enero para llevar el partido al varelismo, en tiempos donde se cohabitaba sin problemas.

Publicidad

Veremos, además, como es natural, las conocidas voces enemigas de Martinelli alegando toda suerte de caminos para que lo juzguen por otra serie de delitos y que lo mantengan detenido. Ya empezaron los argumentos. No obstante, lejos del significado jurídico del o los procesos, el tema se politizó porque político es el personaje y políticas las condiciones que lo motivaron. La Corte Suprema que lo investiga y juzga tiene en su actuar los ojos puestos de todo el país. La audiencia de control será pública y los argumentos no podrán ser manipulados ni reservados. Todos sabremos los detalles y el destino que le depara a Martinelli ya en su país.

Pero, ciertamente, muchos deben estar preocupados. Por más que se afanen en emitir comunicados de regocijo, bien saben que el partido CD está dividido entre el varelismo y los que no lo somos y que en todos estos meses desde el " triunfo" de enero, ningún acercamiento sensato se ha hecho por sus conductores para procurar entendimientos so pretexto de una unidad que solo queda plasmada en sus ilusiones de "renovación". Esa jugada de enero adquiere hoy una dimensión negativa enorme bajo un liderazgo cuestionado con miras a la elección de mayo próximo. La elección de la distrital, ganada de forma arrolladora por la nómina encabezada por Chello Gálvez, es un mensaje de retoma del camino opositor y lejano a Varela.

LEE TAMBIÉN: Empresarios exigen que se permita al contralor auditar los poderes del Estado

La presencia en el país de Martinelli también le permitirá volver a asociarse con la realidad y comprender lo que vivimos. Si el Gobierno decide humillarlo al traerlo o violentar derechos, esa actitud poco digna se sabrá. Como he mencionado, a Manuel Antonio Noriega lo trajimos con todo el respeto a sus derechos. Viajó con saco y corbata y su seguridad y atenciones médicas fueron puntuales. No se espera menos para Martinelli. Deben tener claro que les queda poco tiempo en el poder y que no les conviene ahondar más heridas de las ya causadas en todos los sentidos.

Cambia el panorama en medio de una crisis que se agudiza por el enfrentamiento entre la Asamblea y el Ejecutivo. Preocupa, pero ha sido buscada por Varela al querer imponer su criterio contra la opinión formada y expresa de todo un país. Ahora a la Asamblea, actora importante de la crisis en varias dimensiones, no le queda otra que avanzar con firmeza y hacer oposición vertical. El 1 de julio veremos el camino.

Me satisface por el amigo. Estar en Panamá es muy distinto al lugar donde lo visité en Miami. Solo queda esperar el rumbo trazado por el Gobierno y por el destino para Martinelli en medio de su circunstancia.

¡Mientras, el reloj sigue su marcha, y cada día que pasa es uno menos de todos ellos allá!

.

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title