Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Mi bandera se respeta

Por: Columnista -

Una de las razones por la cual repudiamos al MOTTIN y su candidato, el “Timbalero Naranja”, es el respaldo de ciertos grupos de la autodenominada Sociedad Civil en sus protestas arregladas. El mejor ejemplo es el apoyo de figuras promotoras de “ideología de género” y los del Lobbie LGTB, a este supuesto movimiento con claros intereses políticos.

Todos tenemos derecho a protestar libremente y expresar nuestras opiniones, sin llegar al límite de la tolerancia. Empero, la gota que derramó el vaso, fue la acción realizada por un individuo que alteró el pabellón nacional y le colocó los colores del arco iris del grupo gay. En la manifestación del candidato de MOTTIN, ninguno de los organizadores del evento se opuso a la ofensiva acción del protestante.

Publicidad

Por suerte, un oficial de la Policía Nacional tomó la iniciativa y en plena protesta, le arrebató al señor la bandera panameña “florida”. Luego, se supo que el manifestante fue detenido por violar el orden público.

La norma es clara, pues la Ley 2 del 23 de enero de 2012 indica que está prohibido alterar la enseña patria, uno de los símbolos representativos de la historia de nuestro país.

Lo más descabellado del asunto, es que el individuo recibió un premio por 100 mil balboas, para hacer una película relativa a la promoción de la Ideología de género. Esto es con fondos del Estado, plata tuya y mía, de los impuestos del pueblo panameño. Por ello, en redes sociales comenzaron a solicitar al Ministerio de Comercio e Industrias (MICI), que se le retire ese dinero al susodicho, por la ofensa a la bandera panameña.

También es risible la multa de 500 balboas que se impuso al cineasta del Lobbie LGTB, por su gracia en contra de un símbolo patrio.

Es momento que la Asamblea Nacional de Diputados imponga normas más severas, para evitar estas acciones que promueven MOTTIN y el candidato timbalero.

Gracias a Dios, el 99% del pueblo panameño rechaza a esos sujetos, que en vez de ganarse el respeto lo que promueven es el repudio general.

“Mi bandera se respeta”. Hagamos viral este precepto en redes sociales y denunciemos a quienes violan nuestros símbolos patrios, escudados en protestas que impulsa el poder económico rancio, detrás del MOTTIN. Larga vida y prosperidad para todos. Saludos, amigas y amigos todos.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content