Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Azuero se queda sin agua por la sequía

La situación es tan preocupante que para abastecer a los sectores que no cuentan con agua se han puesto en operación siete carros cisternas de 3 mil y 10 mil galones de agua, de forma de poder abastecer a la población afectada.

Por: Thays Domínguez /Web -

Abrevaderos debilitados, ausencia de pasto en potreros, rdida de cultivos, y los primeros signos de adelgazamiento en las reses es parte del panorama que viven actualmente los productores azuerenses.

Y es que la difícil situación que se vive en la región producto de la fuerte temporada seca, preocupa a los productores, quienes ven con temor la posibilidad de la entrada del fenómeno de El Niño, y la entrada de las lluvias se retrase aún más.

LEE TAMBIÉN:  Sismo de magnitud 5.2 estremece Bocas del Toro

En la región azuerense, durante el primer trimestre del año, los moradores han tenido que enfrentar altas temperaturas, así como la disminución drástica de las fuentes de agua, incluyendo ríos, quebradas, abrevaderos para el ganado y pozos subterráneos.

Un informe del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales da cuenta que, tanto en Herrera como en Los Santos, las plantas potabilizadoras se mantienen aún operativas debido a la construcción de presas fusibles; sin embargo, el nivel de los ríos continúa disminuyendo considerablemente.

Los pozos subterráneos, de los 340 que han sido incorporados a la red solo se mantienen operativos 238 debido al agotamiento y poco caudal.

La situación es tan preocupante que para abastecer a los sectores que no cuentan con agua se han puesto en operación siete carros cisternas de 3 mil y 10 mil galones de agua, de forma de poder abastecer a la población afectada.

Para los productores, es inminente el apoyo de las autoridades estatales, sobre todo con la apertura de pozos, toda vez que ya se dan las primeras pérdidas de cultivos, debido a la falta de agua.

En Agua Buena de Los Santos, por ejemplo, una quebrada que abastecía a los cultivos de tomate, ají, melón, entre otros rubros, se agotó por completo, lo que provocó que varias hectáreas dejarán de ser regadas justo en su etapa previa al cultivo.

Gustavo Escobar, productor de tomate de la región, indicó que hace 23 días enfrentan la falta de agua, lo que provocó una baja en el rendimiento por hectárea del rubro, por encima del 50 por ciento.

Según dijo, la última vez que enfrentaron una situación similar fue hace cinco años, cuando la región enfrentó una de las sequías más duras en mucho tiempo.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content