Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Reos defecan en bolsas

No se descarta que los familiares de los presos efectúen protestas a causa de la falta de agua dentro de este penal. José Vásquez

Por: José Vásquez Chiriquí -

En una bomba de tiempo se ha convertido la cárcel pública de varones en la provincia de Chiriquí por la falta de agua potable para los 1,500 reclusos de este centro penal, quienes no reciben el vital liquido desde el pasado fin de semana y por los problemas que enfrenta la planta de tratamiento de aguas negras de esta cárcel que fue construido para 950 detenidos.

La licenciada Claudia Alvarado, quien lucha por los derechos humanos de los privados de libertad en la provincia de Chiriquí, asegura que el problema de agua es una bomba de tiempo en la cárcel de varones porqué se puede desatar una epidemia, ya que los detenidos tienen que hacer sus necesidades en bolsas que luego lanzan por las rendijas al patio.

Publicidad

“Nosotros denunciamos antes del traslado de los reclusos a la nueva cárcel que habían problemas en el suministro de agua no solo a los privados, sino también al personal que labora en este centro penal”, afirma Alvarado.

Señala que en los últimos días se les estaba dando una hora de agua potable tres veces al día, después media hora dos veces al día y el fin de semana no se les proporcionó agua.

Expresó que los detenidos han perdido su libertad, pero no los derechos humanos y el Sistema Penitenciario debe darle una solución inmediata a este problema, por ser un tema de salubridad, de lo contrario el problema se puede salir de las manos.

Señaló que el hacinamiento en esta cárcel de varones obedece al crecimiento de la delincuencia y que las autoridades cumplen con sus funciones, pero también los encargados del centro deben cumplir con garantizar a los reclusos el derecho al agua y a su seguridad.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content