Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Amenazan de muerte a Moreno Grajales

El imputado fue extraditado a Chiriquí el pasado 8 de junio. Ese mismo día fue a audiencia.

José Vásquez Chiriquí

Bajo amenazas de muerte se encuentra, presuntamente, Roberto Moreno Grajales, quien permanece detenido en la cárcel ubicada en el corregimiento Chiriquí, en el distrito David, desde el pasado viernes 8 de junio cuando ingresó al penal al decretarle la detención preventiva como medida cautelar el juez de garantías Pablo Gónzalez, por el proceso que se le sigue por el femicidio de la profesora Diosila Martínez Villareal, ocurrido el 11 de noviembre de 2016.

Una fuente confirmó que a Moreno Grajales se le ubicó en el pabellón de libertad vigilada, donde hay 33 detenidos que están próximos a salir del penal, con el objetivo de garantizarle la seguridad al también docente de profesión.

Publicidad

Se pudo conocer que Deysi Grajales, madre del imputado, acusada de cómplice secundaria en el femicidio de la profesora, y quien goza de medida cautelar, acudió a la cárcel de varones en compañía de otro familiar para visitar a Roberto Moreno Grajales.

Grajales fue extraditado el pasado viernes 8 de junio desde Costa Rica, y ese mismo día, a las 3:30 de la tarde se le realizó la audiencia de garantías donde se legalizó su aprehensión, se le formuló cargos por el delito contra la vida e integridad personal en la modalidad de femicidio en perjuicio de la docente Diosila Martínez Villareal, y se le decretó la detención preventiva por el término de seis meses, tiempo que otorgó el juez para continuar con las investigaciones del caso.

El tiempo que demoró en Costa Rica antes de ser capturado permaneció en áreas indígenas, para evitar que se le pudiera dar seguimiento.

Informes de Inteligencia revelaron que el panameño recibía ayuda económica de algunos familiares, lo que le permitía el alquiler de cabinas (cuartos) en los que no demoraba mucho tiempo.

El jefe de la Interpol de Costa Rica, Gustavo Chinchilla, confirmó que Moreno Grajales burlaba los cercos policiales ticos, utilizando nombres y nacionalidades falsas, y no permanecía en un solo lugar, lo que dificultó su ubicación.

La captura se logró en una vía pública por las unidades de la Interpol, quienes le dieron seguimiento y pudieron verificar que se trataba de Roberto Moreno Grajales, solicitado en Panamá por el delito de homicidio.

La docente desapareció el 11 de noviembre de 2016 y su cuerpo fue ubicado en una fosa clandestina en el distrito Renacimiento, en una propiedad de la familia de los hoy investigados por el homicidio.

.

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title