Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Mata a niña y ahora tiene miedo

Por: Yorlenne Morales y Eric Ariel Montenegro Crítica -

José Eduardo Frías, el hombre de 23 años que degolló, apuñaló y le dio martillazos a la niña de seis años Cristani Grand Batista, ahora tiene miedo. Llegó con una capucha que le cubría el rostro a la audiencia, donde se legalizó su arresto y se estableció un plazo de seis meses para la investigación.

La audiencia en el Sistema Penal Acusatorio (SPA) de La Chorrera duró dos horas y fue reservada por los detalles dramáticos que encierran ese homicidio perpetrado el lunes en La Doradilla, en La Chorrera.

Publicidad

A las 8:00 a.m. llegó Frías con una pantaloneta roja, suéter blanco y su capucha negra; dos policías lo llevaban esposado y con grilletes. La audiencia se inició a las 10:00 a.m. y terminó al mediodía.

La juez de garantías Yorlenis Saavedra le imputó cargos de femicidio y ordenó su detención provisional. Por el Ministerio Público actuaron las fiscales Nallelys Gill y Sherley Barría.

David Grand e Ivonne Bastista Meléndez, padres de la niña, solicitaron la pena máxima para el asesino, al tiempo que rechazan la posibilidad de llegar a un acuerdo de pena.

Ivonne reveló que durante la audiencia se presentaron pruebas suficientes que vinculan al homicida, entre ellas un martillo con cabello y rastros de sangre en sábanas y dentro de la casa.

La fiscalía explicó que la menor perdió la vida producto de un edema cerebral y un trauma contundente. Se esperan otras pruebas para determinar si hubo abuso sexual.

David e Ivonne también criticaron la medida de seguridad solicitada por Loriel Espino, defensa particular del imputado, por presuntas amenazas en contra del homicida.

David Grand, quien consideraba a José Eduardo Frías como su hermano, porque se criaron juntos desde chiquitos, exigió que se haga justicia. “Siento que él no debería estar vivo, aquí debería aplicarse la ley de otros países: de que el que mata: mátenlo y háganlo sufrir, así como hizo sufrir a mi hija.

“La que se mató no fue un animal: él no es Dios para quitarle la vida a mi hija. Esto es algo muy doloroso no le deseo esto a nadie, quiero que le caiga todo el peso de la ley... pido justicia más nada”, expresó David, en medio de lágrimas.

Por su parte, Ivonne se observa muy afectada. Ella reveló que su hija intentó defenderse de ese “animal” y pudo arañarlo en los brazos, pero no tenía la fuerza para resistir. Ese animal ahora tiene miedo, pero ese tipo de hombre, no es nadie en esta vida, exclamó la madre de Cristani, mientras lanzaba un grito que ahogaba en parte su llanto: ¡la que se murió no fue un perro, fue mi hija”.

Tras la audiencia se procedió a trasladar al sospechoso a un centro penitenciario. Se conoció que solicitó seguridad y que lo separen del resto de los prisioneros.

El detenido es hijo del padrino de Cristani y el lunes, cuando se reportó la desaparición de la menor, simuló ayudar a David Grand en su búsqueda y hasta daba gritos con el nombre de la niña dizque para ubicarla.

José Galloway, abogado de la familia, dijo que “se trabajará en función de que se aplique la pena máxima de 30 años, que es poco en relación con la atrocidad que se ha cometido con la niña” y rechazó “arreglo o arreglitos, aquí queremos la pena máxima”.

Los familiares de la menor realizarán hoy en La Chorrera una caminata por la paz a partir de las 3:00 p.m. desde el parque Libertador hasta el parque Feuillet.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content