Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Motorizados denuncian persecución de la ATTT y Policía de Tránsito

La Policía de Tránsito ha instalado retenes indiscriminados en la ciudad, manifiestan los afectados.

Por: Redacción/ Web -

Bajo el pretexto de perseguir indocumentados y delincuentes, la Policía Nacional y la Autoridad del Tránsito han montado una verdadera persecución y una campaña de acoso contra los motorizados que circulan en la ciudad capital.

Desde hace más de dos semanas los oficiales del Tránsito han puesto retenes indiscriminados para perseguir exclusivamente a los motorizados, lo que ya está afectando la labor de muchos trabajadores honestos.

LEE TAMBIÉN:  Proponen cambio de legislación por aumento de accidentes a causa de velocidad

José Pablo Olivardia, quien labora como mensajero en una empresa local, denunció que ya no se puede trabajar, ya que en toda la ciudad el tránsito monta retenes a cualquier hora, donde detiene a los motorizados.

"Las propias autoridades de Migración permitieron la entrada de miles de extranjeros, ahora las cosas se les han salido de las manos y los panameños honestos tenemos que pagar por sus actuaciones"', aseguró Olivardia.

Para el abogado Aníbal González, la actuación del Tránsito raya en la persecución y la ilegalidad, en un país donde vivimos en un estado de derecho.

De acuerdo con el jurista, con el Sistema Penal Acusatorio se parte de la presunción de inocencia, sin embargo, el Tránsito parte de que todo el que anda en moto ya es un delincuente y debe ser detenido para investigación o requisa, sin que medie ninguna prueba en su contra o haya cometido alguna información

Explicó que con su actuación los policías están coartando el derecho al libre tránsito que tienen todas las personas, ya sea que se desplacen en moto a en auto.

González destacó que habría que analizar si caben demandas contra el Tránsito por daño moral, ya que los motorizados están siendo detenidos a mansalva en las principales avenidas de la ciudad y son bajados de sus motos y revisados como delincuentes ante la mirada de conductores y transeúntes, sin haber cometido un solo delito. "Su único pecado es transportarse en moto y eso los ha convertido en ciudadanos de segunda categoría", expresó.

Los grupos de motorizados han anunciado protestas en los próximos días, ya que está persecución del Tránsito abre nuevamente el debate sobre si estos operativos a mansalva se hacen para perseguir delincuentes o simplemente para cobrar coimas y engrosar el negociado de las grúas antes del cambio de gobierno.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content