Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

¡Qué tristeza! Sucio y abandonado dejan a bebé en una pensión de Calidonia

Las autoridades se mantienen realizando las investigaciones administrativas para determinar con exactitud las causas por la que la madre del infante se retiró del lugar y dejó a su bebé con el adulto mayor.

Dentro de un bolso que se encontró en la habitación habían dos cédulas juveniles. Foto: Redes Sociales

Por: Jean Carlos Díaz/Crítica -

“Tenga, no sé qué hacer con esta criatura, no sé a dónde se metió su madre, no sé para dónde se fue, no ha llegado... yo no soy su padre”, fueron las primeras palabras del hombre de aproximadamente 70 años quien abandonó a un bebé de tres meses de nacido, en la pensión Las Tablas, en Calidonia, el pasado lunes.

Dos días después, Crítica visitó la habitación #110, donde el hombre dejó al bebé abandonado en los brazos de Anayansi Concepción, una de las trabajadores de esta pensión, quien escuchaba los gritos del menor y no sabía qué hacer.

El llanto desconsolado del pequeño infante le perturbaba la conciencia y tranquilidad a esta trabajadora que percibía que mientras el reloj avanzaba, más fuerte eran los lamentos del lactante.

Leer También: Las llamas consumieron una casa y auto en Cerro Viento
 
Escuchó los gritos desde las 8:00 a.m.

Aquel día, a eso de las 8:00 a.m., Concepción había entrado a su jornada laboral, como lo ha venido haciendo desde hace ocho años. Subió al segundo piso, pues le tocaba limpiar algunas habitaciones.

Lo primero que llamó su atención fue escuchar desconsoladamente el llanto de un bebé, su inquietud comenzaba a aumentar, pero dentro de aquella habitación de donde provenía el sollozo, también sobresalía la voz de un hombre, quien con palabras obscenas, hacía referencia a que no sabía dónde estaba la mujer.

El instinto de madre de la trabajadora le indicaba que algo no estaba bien, la indecisión se apoderaba de ella, pensaba en el infante, se acercó a la puerta en tres ocasiones, pero no se atrevió a llamar.

Pasó por su mente que como aquel hombre gritaba, podría estar discutiendo con la persona responsable del niño, pero no era así.

Podría Ver: Divulgan video del fatal accidente en Penonomé en el que murieron dos personas
 
Unas tres horas llorando

No fue hasta las 11:00 a.m., cuando no pudo más y tocó la puerta porque sabía que en esa habitación habían personas adultas y un bebé desconsolado.

En tono desconsolado, la mujer narró lo que vio al momento en que el adulto mayor abrió la puerta de madera, de color chocolate y barnizada.

“De la almohada goteaba el orine, el pampers ya estaba cargado, el bebé estaba sobre la almohada, acostado en la cama, el señor lo tomó y me lo entregó”, dijo.

“Me dio tanto dolor, tanta tristeza ver a una criatura tan inocente, tan indefensa, en la situación en la que estaba....  totalmente sin ninguna clase de atención, el bebé estaba sucio”, contó la mujer de 56 años de edad.

El hombre, inmediatamente se retiró del lugar, sin dar mayores explicaciones, ni decir si era o no familiar de la criatura.

Crítica conoció que el adulto mayor, había llegado a la pensión a eso de las 4:00 a.m. del lunes, junto a una fémina, quien supuestamente se encontraba bajo los efectos del alcohol. El reservó la habitación hasta el día siguiente, a las 2:00 p.m., cuando debían desalojar las instalaciones.

Ver También: A la cárcel por violar a menor en Arraiján
 
Dieron aviso a las autoridades

Una vez que el hombre huyó del lugar, Anayansi fue a la planta baja de la pensión con el bebé en brazos, sus compañeros le compraron pampers y toallas húmedas para poder asearlo. La mujer lo agarró y enseguida le dio un poquito de agua para calmar el llanto, le consiguió un suéter y lo limpió.

“Hice como toda madre hace con su criatura, le comencé a echar aire porque estaba totalmente sudado, no tenía leche, no me atrevía a darle porque no sabia que clase tomaba y era muy pequeñito”, sostuvo.

Mientras Anayansi atendía al pequeño, su compañero llamó a las autoridades para realizar las investigaciones pertinentes.

A eso de las 2:24 p.m., el Sistema Único de Manejo de Emergencias (SUME) 911, recibió una llamada donde se indicaba de un menor de edad, supuestamente abandonado en el segundo piso en una habitación de una pensión en el corregimiento de Calidonia.

El menor de edad no paraba de llorar; los paramédicos, una mujer y un hombre, evaluaron al bebé quien presentaba buen estado de salud, solo tenía algunas ronchitas rojas en la piel (salpullido), en el área del tórax, abdomen y las extremidades.

Además: Acusó a la mujer de infiel y le entró a guante
 
Fue llevado al nosocomio

Una vez atendido por los paramédicos, la policía de menores trasladó al infante al Hospital del Niño Dr. José Renán Esquivel.

Anayansi quien se sintió dolida al encontrar al bebé llorando, hoy está un poco más tranquila, hasta pensó en poder quedarse con la criatura. La madrugada del martes tuvo un sueño donde escuchaba a un bebé llorar y llorar sin nadie que lo consolara.

 
Su madre fue a buscarlo

Se conoció que la madre del lactante, se acercó a la pensión, el pasado martes a las 10:00 p.m. preguntando por su hijo, se le explicó que estaba en manos de las autoridades, porque ellos no podían tenerlo ahí. Habían pasado más de 24 horas en que el bebé estaba en custodia de las autoridades.

La directora general de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf), Yazmín Cárdenas, indicó que en este caso se realizan las investigaciones administrativas de acuerdo con la Ley 46 de 2013 para buscarle alternativas familiares, conocer la identidad y posible ubicación de los padres u otros familiares biológicos.

Cárdenas no reveló si han identificado a la madre de la criatura. Añadió que en esos casos a los niños, niña y adolescentes se les da atención médica y luego se les brinda protección en instituciones o en las familias acogentes idóneas.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content