Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Ventura intentó fugarse un mes antes, la tercera fue la vencida

Al culminar la audiencia, pasada las 9:50 p.m. Machado dijo a Crítica "uff me siento liberada, un alivio, era algo que llevaba por dentro, no tengo miedo que me abran procesos por lo que declaré

Por: Jean Carlos Díaz Crítica -

Unos de los testigos claves en la investigación por la evasión del centro penitenciario La Joyita, del dominicano Gilberto Ventura Ceballos, rindió declaración ante el Tribunal de Juicio Oral, durante el tercer día de la audiencia en el Sistema Penal Acusatorio (SPA).

La Fiscalía contra la Delincuencia Organizada evacuó el testimonio de Yeliseth Zulaynis Machado Rivera, identificada por el propio Ventura como la única persona con la cual había hecho negocios, antes del 28 de diciembre de 2016 cuando se fugó del pabellón #7 de máxima seguridad.

A eso de las 6:00 p.m., con mirada tímida y escoltada por la secretaria judicial, Machado entró al salón de audiencias #2. Vestía un "blazer'' negro, jeans de tela oscuro, zapatos brillantes cremas, de tez oscura y pelo castaño, mirando hacia el público con algo de tímdtez y preocupación en su rostro, se sentó a un costado de los representantes del Ministerio Público.

Sus ojos que parpadeaban con frecuencia apuntaban hacia el Tribunal de Juicio Oral, mientras la juez presidenta María De Lourdes Ortíz le daba las indicaciones previas al testimonio.

No quiso brindar su dirección residencial, sino la laboral, siendo en la avenida Ricardo J. Alfaro, en el edificio Century Tower, en la oficina #41. Tiene estudios universitarios, 37 años y ejerce la abogacía.

Machado indicó que conoció a Ventura meses antes de la fuga, mediante Frank Lucer Pardo, quien era su cliente y compañero de celda del dominicano.

Publicidad

Lucer Pardo quien mantenía un proceso por homicidio en Las Tablas, quería ser trasladado a un penal en la provincia de Los Santos o que lo sacaran del pabellón de máxima seguridad, le manifestó que en su celda había una persona que requería ayuda de ella, este era Ventura.

Luego de solicitar a ambos en una visita de abogados, Ventura le dijo que necesitaba que ayudara a un muchacho que estaba preso en la cárcel pública de David, porque el mismo no tenía como sufragar los gastos de los abogados, pero él los asumiría.

 
Le propuso ser su socia

Luego de esta petición, Ventura le solicitó su colaboración para el trámite administrativo del libro "El lente de la verdad" que narraba los hechos del secuestro y homicidio de cinco jóvenes de ascendencia asiática, hecho ocurrido entre los años 2010 y 2011 y donde se le vincula al dominicano.

Ventura le dejó claro que no tenía dinero para pagar dichos gastos, pero le propuso que como sería una buena historia que posiblemente tendría buenas ventas, ella fuera su socia y todas las ganancias por el libro se repartirían al 50% entre ambos. Machado vio como positiva la opción y aceptó el trato.

Se reunió con una supuesta hermana de Ventura, de nombre Lorena, quien en un USB le entregó el material que pretendían publicar.

Tuvieron inconveniente para poder cerrar trato con las casas editoriales, viajaron hasta Chitré y allá consiguieron que una diera el sí para imprimir el libro.

Pero una vez concretado el contrato, por el cual pagaron  mil 440 dólares la máquina se dañó justo antes de imprimir los ejemplares.

Ventura habló en conferencia (three line) con Angie, Machado y la dueña de la casa editorial y él se molestó por lo que había sucedido.

La comunicación entre él y Machado era frecuente y extendida en horas de la noche, Ventura la llamaba y ella le leía la información escrita y guardada en la memoria USB. Él le decía qué pusiera o qué quitara.

Quería una conyugal clandestina

Los trámites para el libro no fue el único favor que Ventura le pidió a Machado, le dijo que le coordinara una visita conyugal, le pidió una mujer que no fuera extranjera para que asistiera al penal y tuviera relaciones sexuales con él, pero sin seguir los requisitos pertinentes.

Ante tal pedido, a inicios de noviembre de 2016 Machado habló con su amiga Angie Smith, a quien concoce desde hace 20 años atrás para que supliera los placeres sexuales de Ventura y ella accedió, según detalló el testimonio de la abogada.

Según Machado Ventura dentro del penal vendía una imagen de una persona afectada que quería irse de ahí (La Joyita) para limpiar su nombre.

Le solicitó el número de Angie y ella se lo dio. Ventura hacía llamadas a diestra y siniestra y era denominado por Machado como "el señor o este señor".

Angie comenzó a tener comunicación con Ventura vía telefónica, quería tener mayor confianza para que el día que se fuera a dar la conyugal nada se saliera de control.

 
Era una excusa

La intención de la conyugal clandestina solo era una pantalla para intentar fugarse. Haría como si estuviera en el cuarto conyugal, pero aprovecharía para evadirse. Fue ese el primer intento para irse del penal, no se logró efectuar, ya que no se pactó el encuentro amorío.

Machado dijo que el teniente Ricardo Flores, encargado de la custodia de Ventura sabía de la solicitud de la conyugal bruja, pero dijo que no aceptaría eso por ser día de semana, en cuando Ventura pensaba hacerlo.

 
Otro intento

Ventura no se daba por vencido, ya había fallado lo pensado con la conyugal, pero no importaba, pues tenía un nuevo plan, y era que lo ayudaran a fugarse vistiéndose de abogado, un día de gran movimiento en el centro carcelario y así se camuflajearía.

Para eso ya una amiga de él le había conseguido una peluca que usaría, esta fue arreglada por Angie, ya que no parecía ser de hombre, sino más bien tenía un recorte de mujer.

Ventura se comunicaba directamente por WhatsApp o llamadas telefónicas desde varios números con Angie y Machado.

 
Cuantiosa defensa

Machado le cobraría $25 mil a Ventura por representarlo en el caso del secuestro y homicidio de La Chorrera. Le debía pagar una parte cuando le otorgaba el poder y la otra suma el día del juicio.

Falsificaron documentos e idoneidades

Ventura tenía en su poder una licencia de conducir con el nombre de Juan Carlos Bethancourt Castillo, pero una fotografía de él, solo necesitaba una idoneidad con el mismo nombre para utilizarla en la fuga.

Cuando iba a salir de La Joyita por si algún policía le pedía la identidad y no fuera suficiente solo con la idoneidad, mostraría la licencia de conducir.

Machado facilitó a Angie la copia de una idoneidad de abogado para que junto a su esposo "Javi" la falsificaran.

No solo hicieron una, Azael Caballero y Angie Smith obtuvieron idoneidad falsa para ejercer el derecho.

Le dio un dinero

Ventura le dio instrucciones a Machado para que fuera a retirar un dinero que debía entregárselo ese mismo día en la noche a Angie, quien también residía en la provincia de Coclé, al igual que ella.

El dinero se lo entregaría Lorena, a quien describió como una mujer alta, de tez morena, cabello alisado largo, contextura gruesa y la cual Ventura decía que era su hermana, pero resultó ser una amiga, oriunda de la provincia de Bocas del Toro.

Machado en horas de la noche, sin recordar la fecha exacta, dijo que pasó por Westland Mall y desde un auto le sacó la mano a Lorena para que le entregara el dinero, le dio un sobre de color amarillo, de tamaño regular, buen grosor y sellado con cinta adhesiva.

Siguió su camino, pero no pudo dejarle el dinero a Angie en Río Hato, ya que la llamó, pero no logró hablar con ella, sino hasta que estaba próximo a llegar a su vivienda en Penonomé, por lo que acordaron que el sobre se lo entregaría al día siguiente.

 
Eran $10 mil

Aunque Machado no abrió el sobre, al día siguiente al entregárselo a Angie, esta le manifestó que eran $10 mil que enviaba Ventura para asumir los gastos previos a la fuga, entre esos el pago del alquiler de los carros, una parte para ella y algo para Ameth Portocarrero, quien se encargaría de guardar la ropa en el área de la cocina que usaría Ventura para fugarse.

Su misión era evitar que alguien estuviera en esa zona el día de la fuga y custodiar el saco y la peluca.

Los artículos que se llevarían a la cárcel tenía que ser cuando estaba de turno Flores, porque el relevo se daba cada ocho días, según Machado.

 
Desde un mes antes quería irse

El 22 de noviembre de 2016 se tenía una logística preparada para la salida de Ventura, Angie debía llevarle el saco, la peluca y dentro del saco dejar el carné con la idoneidad de Bethancourt para poder presentarla a la salida.

También debía dejar el auto estacionado en el palo de mango y en la visera la licencia de conducir con el mismo nombre.

A Angie se le extravió la licencia de conducir que debía dejar dentro del auto, por lo que se le hizo muy tarde y al llegar al penal no se pudo ejecutar la fuga. La misión se llevaba a cabo a bordo de dos autos, en uno de ellos saldría Ventura.

Antes de un nuevo intento de evasión, Angie llevó el saco puesto y la peluca escondida entre su cuerpo y la vestimenta y la idoneidad falsa de  Bethancourt para dárselo junto a un dinero a Portocarrero que se encargaría de guardar los implementos hasta que fueran requeridos, dijo Machado.

 
Ventura la amenazó

De acuerdo con Machado, había pensado en lo que estaba haciendo y se alejó un poco, no contestaba las llamadas de Ventura ni nada, pero este le envió una foto de su residencia diciendo que "las personas que no cumplían el trato le daba ganas de amarrarle una piedra al cuello y tirarlas al mar, que era capaz de matar a todo un vecindario".

En ese momento, Machado quebrantó su voz y miraba con temor hacia las jueces.

El día de la fuga, Angie y Machado llegaron juntas al punto de control #1 en el auto Hyundai Accent de color rojo, con matrícula 889324, propiedad de la madre de Feinar Garcés. Este auto fue captado en la fijación de imágenes de las cámaras de seguridad de La Joyita.

Machado dijo que aquel día Ventura estaba en el ranchito del área de la visita junto a Portocarrero, Angie y dos reos más, sin ningún tipo de escolta ni nada.

Ventura vestía una gorra, pantalón corto de color caqui y zapatos cerrados color chocolate.

El dominicano entró a la cocina, y salió vestido con el saco que ya Angie había llevado, haciéndose pasar por abogado.

Un pick up de color blanco les dio el bote a Angie y a Machado para retirarse de la cárcel y salir al área de los kiosquitos en donde Rodrigo Sánchez, primo de Machado las esperaba en un auto Toyota Yaris, de color gris.

 
Qué les daría Ventura por la fuga

La situación económica de Angie estaba difícil y Machado estaba en un proceso de divorcio y necesitaba una nueva residencia donde vivir.

Ventura les prometió que las ayudaría a mejorar su condición de dinero y le facilitaría la compra de una nueva casa.

No todo se siguió al pie y la letra

Angie y Machado quedaron sorprendidas tras la fuga, pues dentro de la logística no estaba contemplado que el auto rojo sería abandonado en La Joyita. El plan era ir hasta la 24 de Diciembre, Ventura solo en ese auto y allá lo pasaria recogiendo otro vehículo.

Machado reconoció que rindió tres entrevistas, pero todas fueron de versiones distintas. La primera de manera voluntaria, la segunda ante el Ministerio Público y la tercera una apliación a la última.

Machado quien está imputada en esta investigación se le ha propuesto un acuerdo de pena mediante la colaboración, tardó más de tres horas rindiendo su testimonio.

Contra la pared

En el contra interrogatorio la defensa técnica puso a Machado sobre las cuerdas, al cuestionar sobre varios puntos de sus declaraciones que no coincidían con las entrevistas anteriores, al igual que el reconocimiento de algunos hechos punibles que no estaban enmarcados en la carpetilla por la evasión.

En algunas ocasiones Machado titubeaba en sus respuestas, decía no estar segura o no recordar y hasta reconoció que en dos entrevistas no hubo veracidad en todo lo dicho.

Al culminar la audiencia, pasada las 9:50 p.m. Machado dijo a Crítica "uff me siento liberada, un alivio, era algo que llevaba por dentro, no tengo miedo que me abran procesos por lo que declaré, pero sí tengo temor porque siempre he sido amenazada, tengo temor de lo que pase" sostuvo.

El Ministerio Público logró evacuar tres testigos en el tercer día de juicio oral, siendo el comisionado de la Policía Nacional, Ramón Castellano, quien en ese entonces era el jefe de Seguridad del Sistema Penitenciario y Feinar Garcés, por haber alquilado el auto Hyundai Accent de color rojo, involucrado en la fuga, durante dos días a Angie Smith por la suma de $150.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content