Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Selva maya, sin recursos para gestionar su patrimonio natural, dice experto

La falta de interés de los gobiernos en fortalecer la protección de esta extensión natural deriva del pensamiento erróneo de que lo que se produce allí no puede cuantificarse fácilmente en valores económicos.

Fotografía del 26 de julio de 2018, que muestra una vista general del área protegida del parque Kabah, en el balneario de Cancún, en Quintana Roo (México). EFE

México / EFE

La selva maya, ecosistema que comparten México, Guatemala y Belice, corre alto riesgo por la ineficiencia en la gestión de las Áreas Naturales Protegidas (ANP) de los tres países, advirtió a Efe el conservacionista guatemalteco Francisco Asturias.

El director del departamento "Selva Maya" de la Fundación para el Ecodesarrollo y la Conservación (Fundaeco) de Guatemala sostuvo durante una reciente estancia en México que el segundo macizo selvático más importante de América acusa la falta de aplicación de la ley, la falta de presupuesto y la corrupción en los órganos responsables de garantizar su preservación.

Si bien la existencia de ANP en las tres naciones debería ser una gran oportunidad para conservar mejor la extensión, los problemas existen porque hay cambios de administración en tiempos diferentes y se agravan con la "incompetencia de los responsables para gestionar apoyos".

"Debería de ser factible, es muy beneficioso, hay mayor extensión de área, hay más fondos para proteger; sin embargo, por el desconocimiento e ineptitud de los gobernantes que llegan, y que solamente quieren el crédito de acciones que no comprenden, y por la exagerada corrupción, no se logra", expuso.

Publicidad
Asimismo, opinó que la creación de un organismo común para toda la región permitiría formar una junta directiva, así como implementar "la programación de los trabajos a desarrollar durante el año y la gestión conjunta"

No obstante, esto es algo que a su juicio "la intromisión política impide".

La falta de interés de los gobiernos en fortalecer la protección de esta extensión natural deriva del pensamiento erróneo de que lo que se produce allí no puede cuantificarse fácilmente en valores económicos.

Además, el especialista lamentó lo que califica como "clientelismo político" en muchos representantes de su país.

"Hemos tenido muchísimos casos de técnicos que llevaron entre 6 y 8 años de capacitaciones y aparece un nuevo gobierno y los echa", ejemplificó.

LEE TAMBIÉN: Agua líquida en Marte abre un nuevo tiempo en la exploración marciana

Con 11 años de experiencia en la región, el exdirector del Parque Nacional Mirador Rio Azul y Biotopo Naachtun Dos Lagunas afirmó que los responsables de Guatemala y México en la selva maya tienen una gran relación "técnica".

"Nos juntamos en la frontera, ellos pasan a Guatemala, nosotros pasamos a Calakmul, hacemos patrullajes cortos, convivimos, nos entendemos, pero a la hora de llegar a los niveles superiores, de los jefes, de los directores de área, ahí es donde se traba todo, porque son políticos que ni siquiera conocen la zona y no tienen mayor compromiso", explicó el activista.

A su parecer, estas dificultades pueden derivar en un declive del patrimonio natural, sobre todo en territorio mexicano, donde se cuenta con mejores accesos y los aprovechan cazadores furtivos y ejidatarios que saquean plantas y especímenes protegidos.

En lo referente al Parque Nacional Mirador Río Azul y Biotopo Naachtun Dos Lagunas, que abarca 147.630 hectáreas y es parte de la gran Reserva de la Biosfera Maya de Guatemala, también allí se introducen saqueadores.

Según relató Asturias, el pasado mes de mayo se expulsó a un grupo de campesinos provenientes del ejido Arroyo Negro porque, además de cazar ilegalmente, destruyeron paradores de información del parque nacional.

La selva maya, además de la indiferencia política, también padece los estragos del cambio climático, que se manifiesta de diferentes maneras.

"Lo vemos en la sequía de las aguadas", ejemplificó, donde los animales ya no pueden abastecerse de agua.

No obstante, el experto, observó que este año empezó a llover con antelación, por lo que sí habrá agua.

En otras ocasiones las fuertes lluvias provocan grandes inundaciones.

.

Block title
Block content
Block title
Block title
Block content
Block title